ECUMENISMO

Varios analistas aseguran que la iglesia católica Romana en unos cuantos años podría convertirse en una secta, esto según los parámetros puestos ella al querer ostentar el titulo de única, poniendo como base su antigüedad, adeptos, organización y proclamación discurrieron que esto les daba la franquicia y el derecho de etiquetar de una manera irresponsable a los demás grupos como sectarios, titulo peyorativo y despectivo que siglos atrás les sirvió para que algunos fueran diezmados hasta su total aniquilación.

Pero viendo sus mismas bases no podemos llamarles iglesia. Su antigüedad es incierta, ya que presentan una lista apócrifa de sus papas y no hay datos reales de sus inicios. El número de adeptos disminuye y se estima que ocho mil católicos dejan su religión cada día. Su organización y liturgia va en contra de los Derechos Humanos algo apreciable solo al ver como prohíben a sus sacerdotes casarse, y su proclama dogmatizante está muy lejos de asemejarse a las palabras y obras de Cristo quien fundó su iglesia.

Algunos consideran que el término Secta puede aplicársele a una organización de cualquier índole cuando interfiere con las personas en las siguientes áreas.

Psicológico: Donde se les impide pensar.

Social: Quienes se enclaustra ante la sociedad,

Jurídico: Los que quieren vivir al margen de la ley, sin registro ni compromisos legales.

Histórico: es un grupo que se desprendió de otro y creció como una rama de un árbol.

Organización: que tiene varios sub grupos con distinto nombre.

Ante esta pesquisa, podemos llamarlos sin temor alguno la secta católica romana quien con sus dogmas les impide pensar u opinar y quien lo hace se convierte en hereje. En lo social sus conventos han sido prisiones donde se han descubierto las atrocidades de los curas contra las monjas. En lo jurídico siempre se han sublevado ante los gobiernos que no siguen sus ideales levantando a las personas como lo fue en México la guerra cristera. En su historia fueron arrancados del cristianismo para ligarse al constantianismo, alejándose del apostolado para liarse al episcopado. Y quien no conoce los grupos que de ellos viven como lo son los jesuitas, opus dei, franciscanos, el yunque, y los renovados.

Esta situación obligó al papa Juan XXIII que en el concilio vaticano proclamara la doctrina del Ecumenismo, que no es más que otra prueba irrefutable del sincretismo pagano.

Consistía en un cambio de caras y gestos con los herejes quienes ya no los llamarían así, sino que ahora serían Los Hermanos Separados, logrando formar alianzas conviviendo en las fraternidades o campañas evangelistas con los sacerdotes Romanos, no es raro ver que hoy en día muchos pastores evangélicos se capacitan en seminarios católicos donde además de una instrucción les dan una credencial autorizándolos como tales.

El único requisito que ponen para estas fusiones es que tengan algo en común, por ejemplo usar la cruz en sus templo biblias u otras cosas. Creer en una trinidad y demostrarlo sea en el bautismo o predicas pastorales, otras similitudes son aspectos teológicos ligados a la liturgia. No nos es raro ver esas características en diferentes congregaciones con símbolos como el pescado, un arcoíris o la ya nombrada cruz.

Los contrarios son tildados de proselitistas; y sectarios al no querer unirse a esa disposición papal, predicando que el proselitismo es sinónimo de fanatismo, intolerancia y carente de todo raciocinio, negándole todo apoyo y atención convirtiéndolo en blanco de ataques con el fin que desaparezca.

Esto se vio en los años en que Cristo anduvo en la tierra, existieron varios grupos y dos de ellos eran enemigos íntimos, los Escribas y los Fariseos, las creencias variaban entre ambos desde la existencia del alma hasta la ley y las tradiciones, pero al saber del Mesías icieron a un lado sus diferencias y se unieron en el coro de la multitud que decía ¡Crucificadle!, formando el inicio de un ecumenismo encausado por el mal.

Pese a que Benedícto XVI, ha declarado que aunque haya un Ecumenismo la verdadera iglesia es la católica, algunos insisten en esa alianza que los relega de aspirar a la salvación.

El Ecumenismo al que se han unido algunas religiones quiere formar una cortina de humo, misma que alude la frase del Maestro “Lobos con vestido de ovejas” es preciso estar preparado y no decir que cambiamos pero estamos en lo mismo. Jesucristo fue claro en sus palabras “El árbol por sus frutos es conocido”.

Evitemos caer en un Sincretismo proclamado por Juan XXIII con el nuevo nombre de Ecumenismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: