LA IMAGEN Y SU CREADOR

Como vemos en la foto y explicamos al principio, la imagen del Tepeyac es la copia de la guadalupana de España. El mito que asegura fue pintada por obra de ángeles es impugnado por la historia. Marcos de Cipac es la figura clave en relatos de ciertos personajes de la Historia que lo considera, el autor de la imagen.

En 1540 fray Toribio de Benavente (Motolinia) menciona que en la escuela de pintores de fray Pedro de Gante había grandes pintores indios, los cuales se atreve a compararlos con los contemporáneos en España.

En 1556 vimos el sermón de Bustamante en el cual menciona que esa pintura es obra de Marcos el indio pintor.

En Junio de 1564 don Juan Bautista Muños menciona una lista de casi 20 pintores, entre ellos aparece Marcos Cipac el cual es nombrado como uno de los mejores.

Bernal Díaz del Castillo, en su historia verdadera habla de tres pintores llamados Marcos de Aquino, Juan de la Cruz y el Crespillo. Díaz del Castillo rompe cualquier duda al nombrarlos, ya que se atreve a compararlos con los del tiempo antiguo como lo fueron Apeles o el mismo Miguel Ángel.

En la catedral de México existe la lista de los pintores oficiales de esa época y entre ellos encontramos a Marcos cuyo nombre náhuatl era Cipac pero que al recibir su nombre cambiado por el bautismo algunos lo llamaron de Aquino.

PINTORES OFICIALES QUE COLABORARON EN LA EDIFICACIÓN DE LA CATEDRAL DE MÉXICO
Simón Pereyns Andrés de Concha
Francisco de Zumaya Francisco de Lagarto
MARCOS DE CIPAC Baltasar de Echeve Orio
Juan de Aurre Martín de Vos

No queda duda que el creador de la imagen del Tepeyac en ese entonces fue Marcos Cipac, pintor oficial y reconocido por los historiadores de la época, no debe ser contradictorio que algunos lo llamen de Aquino, es claro que en esos años les cambiaban el nombre original a muchos.

Pedro de Gante el Maestro de Marcos Cipac llegó a México en 1523, a los dos años fundó su escuela y fue considerado el único en involucrarse con la raza recién conquistada al grado de formar un catecismo semejante a los códices destruidos. De esa escuela salieron varios escultores y pintores, él como buen flamenco y conocedor de ese arte enseñó las técnicas de España ya que en esos días no existía México; para ellos lo que se conocía era la Nueva España.

Marcos de Cipac, como buen devoto de Tonanzin pinto la imagen de la que los viejos les habían hablado; una indiecita vestida de un manto azul verde mar y formando un secretismo pinto. Una nueva Tonanzin había nacido.
CONSERVACIÓN “MILAGROSA”
El relato sobre una conservación milagrosa, es descartado viendo otras pinturas, el medio ambiente y el cuidado de las mismas puede alargar su estado de vida dando la impresión de estar ante un milagro, aunque no sean pinturas de estirpe religiosa.

La Gioconda conocido también como La Mona Lisa, obra gráfica de Leonardo da Vinci. Es propiedad del Estado Francés y se exhibe en el Museo del Louvrede París, se creé fue pintada entre los años 1503 y 1506. Pese a que el clima en Francia es más extremo que en México se aprecia la pintura en un estado excelente.

Los Frescos de Bonampak en Chiapas México, es una verdadera obra de arte pintada antes de la conquista, se cree fue en el 790 de nuestra era. La técnica y los materiales usados han soportado sin contar con algún cuidado especial el clima húmedo de esa región al que se le acopla un calor casi sofocante todo el año.

Respecto a estas pinturas y su real conservación ninguno a considera sea un milagro, teniendo umbrales muy distintos como: una del viejo continente y la otra del nuevo, una de un pintor reconocido y otra de un anónimo, una obra de un francés otra de un maya, aunque los materiales y la técnica aplicada es distinta en todo, aun existen para ser admiradas.

Miguel Cabrera, (1695-1798) como pintor oficial de la Iglesia y buen devoto Guadalupano, afirmó que la imagen del Tepeyac era imposible copiarla tal y como es, ya que él había realizado infinidad de copias (Siendo uno de sus negocios principales) y nunca había podido asemejarla, nombro técnicas aplicadas en ella imposibles de usar en ese siglo. Por lo cual escribió y envió a Roma un libro llamado “Maravilla Americana”, en el que aseveró que solo los ángeles pudieron ser sus creadores. Además, admite que los materiales utilizados eran óleo y tintes comunes que otros pintores ya habían utilizado, solo la considera milagrosa por la técnica utilizada. Roma no aceptó ese informe y pidió otro examen más serio.

El Dr. José Ignacio Bartolache fue comisionado para avalar lo anterior, acompañado de profesionales y un Notario estudió y escribió su “Manifiesto Satisfactorio” el cual se publicó después de su muerte. En el menciona que la pintura era de manos humanas y la técnica aplicada era propia de la localidad. Pero marcó algunas cosas que no encajaron en la leyenda.

• La Tilma no era de maguey, sino de algodón o sea un Ayate
Solo los nobles usaban el algodón y la leyenda decía que Juan Diego era machehual es decir la clase pobre del pueblo.

• La pintura estaba casi desecha y muy descascarada.
Consideró que era algo propio de la región ya que la humedad la había deteriorado.

• La imagen había sido retocada en muchas ocasiones.
Argumentó que pudieron ser algunas manos atrevidas que años atrás la habían retocado viendo su real deterioro.
Ante esas pruebas Roma descartó la posibilidad de predicar su origen divino y de la misma manera la beatificación de Juan Diego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: