Archivo para LA HISTORIA

CODICE ESCALADA

Posted in APOLOGIAS with tags , on 2008/10/26 by manuel cortes

 

 

el codice escalada es una calca

el codice escalada es una calca

supuesta pintura de juan diego
supuesta pintura de juan diego

 

 

 

 

 

 

 

 

La Necesidad (o necedad) de comprobar lo que a la luz de la historia se ha demostrado que es falso la ICAR, o sus gerarcas buscaron cualquier papel y lo llamaron “prueba del milagro” así como vimos en el capitulo de las incoherencias, ahora vemos las fechas y documentos de la aparicion, argumentando que Icazbalceta desconocía tales pruebas, pero no explican el porque esas pruebas se contradicen entre ellas.

 

 

 

 

 

 

Veamos las supuestas pruebas y su contradicción.

 

1.      Un mapa de insigne antigüedad escritos por figuras   y caracteres, que el Br. Becerra Tanco vio en  poder de don Fernando de Alva Ixtlilxóchitl.Lo dijo Becerra Tanco en sus informaciones de   1666.  (o sea no vale)

 

2.      El cantar de los indios ancianos en los mitotes    que hacían cuando se celebraba la fiesta Antes de   La inundación de México. También lo dijo Becerra Tanco. (idem)         

 

3.      Relación de Chimalpain escrita en mexicano. y  dice: En el año 12 pedernal, 1556, puso el autor  El pasaje siguiente: En el mismo año se apareció nuestra digna madre de Guadalupe del Tepeyac. (¿Se apareció en 1531 o en 1556?)        

 

4.      Manuscrito mexicano de Juan Bautista. En el que se lee. En el año de 1555 se apareció  Santa Maria de Guadalupe en Tepeyac.(Esta prueba enreda más el tema: 1531,1556,1555,)

 5.      Anales de la catedral de México, en lengua Náhuatl. Comprenden los años de 1519 a 1739, y de ellos sé  Copiaron los textos siguientes: 1531 los cristianos allanaron el suelo de Cuetlaxcoapan Ciudad de los  Ángeles (puebla. En   este mismo año Juan diego manifestó a la amada  Madre de Guadalupe de México. 1548 murió Juan Diego a quien se le apareció esta  amada señora de Guadalupe de México. (esta prueba no existe).

 6.      Anales de Cuetlaxcoapan en mexicano, inéditos: Después de dar la noticia de la venida del nuevo presidente gobernador de México y del obispo  llamado fray Juan de Zumárraga en un año pedernal   añaden; entonces se apareció nuestra amada madre  de Guadalupe.  (se ignora procedencia y fecha de hechura además  no aclara la fecha exacta por ejemplo, Zumárraga  llego en 1528 a México y el primer virrey Antonio  de Mendoza llego a México en 1535 en resumen nada   se aclara.)

 7.      Anales de Tlaxcala (1519-1720) en mexicano   inéditos   En el año de 1510 se da la noticia de la venida de   un nuevo presidente y se agrega: en el mismo año   se apareció nuestra amada madre de Guadalupe, y se manifestó al pobre indio llamado Juan Diego. (Ya apareció otra fecha, la de 1510, la añadimos   con las otras pero antes hacemos mención que la   conquista empezó en 1519, ósea que esta muy mal  esta prueba: 1531, 1555, 1556, 1528, 1535, 1510.)

 8.      Noticias curiosas sacadas de un cuadernillo   semejante al añalejo de Bartolache. Ahí se lee: En el año de 1531 fundaron los  españoles la ciudad de puebla o Cuetlaxcoapan (que  así la llamaban los indios en mexicano) y en el mismo año se apareció a Juan diego nuestra señora  de Guadalupe de México.  En el año de 1548 murió Juan Diego al que se le  apareció nuestra señora de Guadalupe de México. (Estas noticias curiosas se ignora quien las hizo, además que el texto náhuatl esta mal  escrito pues en el aparece la palabra Guadalupe y como ya dijimos la “g” en esos años era  impronunciable.)

 9.      El testamento del dichoso Juan diego En el inventario de los documentos recogidos a   Boturini hizo en 1745 don Patricio Antonio López,  y que se conserva en el Museo Nacional bajo el  numero 40 listo quince fojas, donde se hayan  diferentes cantares en lengua mexicana y española en elogios de la misma milagrosa aparición; y  entre ellos una copia simple del testamento del dichoso Juan Diego, con un mapa y en el una  iglesia y en su atrio un religioso franciscano y  un indio como que le esta exhortando; pertenece al pueblo de Sn. Juan Bautista de uno de los  circuitos de la corte.  (Los cantares no se sabe de que fecha son y el   testamento de Juan Diego ¿que decía? no dan algo  concreto solo sabemos que esos cantares datan de  1745 no pueden demostrar que eso sea un documento valida.)

 10. Un mapa de lienzo grande como una sabana, donde  entre cosas de la conquista, esta dibujada la bendita imagen de nuestra señora y patrona de Guadalupe con la perspectiva de su primer ermita. (y nada de la aparición)

 

11. MS. original en mexicano, que trata de muchas cosas perteneciente al Imperio mexicano y se  refiere “el haberse aparecido la santísima señora  en el cerro del Tepeyac.” (no existe el original, esta declaración la dio   Boturini en 1745.)

 

12. Sin hacer comentarios de esta prueba, solo decimos que también es de la declaración de   Boturini.

 

13. Historia de la milagrosa imagen de nuestra señora   de los remedios por el capitán don Luis Ángel de Betancourt. Fue escrita de 1616 a 1622 en verso castellano  (Para ser breves en realidad no hay seguridad que  lo haya escrito Betancourt ni se sabe la fecha  exacta y además; no es historia es un poema.)

 

 

  

 

 SE APARECIO. EL CODICE ESCALADA.

 

el codice escalada es una calca

 

 

Náhuatl
 
Español
“Zano ipan inin 15031 ziu[itlin] cuauhtlactoatzin omonexiti[tzino] in totlazonantizn sihuapilli Gadalope mexico”   “También en este año de 1531 se apareció a Cuauhtlatoatzin nuestra amada madre la Señora de Guadalupe en México”
“omomoquili cuauhtlactoatzin”   “Murió dignamente Cuahtlatoatzin”

 

 

Se apareció como de milagro; el muy cuestionado códice Escalada seudo documento que nada prueba ya que carece de toda credibilidad empezando por la fecha 15031, seguimos con el nombre de Juan Diego que no es ni se aproxima al que supuestamente tenia y cerramos con el nombre de la virgen Gadalope, otro nombrecito más que agregar del tema de las incoherencias o   LA`S INCO ERENCIAS   en la cuarta encontramos varios nombres de la guadalupana que por cierto no se llama así, y por ultimo las fechas de la aparicion se han multiplicado y son las siguientes. 15031, 1555, 1556, 1531, 1528, 1510, mas lo que se acumule esta semana.

 

por otra parte el codice escalada carece de valides pues la firma de Valeriano es falsa, y la supuesta pintura no es mas que una calca del grabado de Antonio Castro.

En resumen esperemos, que ya bienen más pruebas que nada prueban.

 

Anuncios

DON JOAQUIN GARCIA ICAZBALCETA

Posted in APOLOGIAS with tags on 2008/10/03 by manuel cortes

 

 

DON JOAQUIN GARCIA ICAZBALCETA

DON JOAQUIN GARCIA ICAZBALCETA

 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Historiador Mexicano: En el año de 1883 el arzobispo de México don Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos. Lamo al historiador católico don Joaquín García Icazbalceta pidiéndole que investigara todo lo referente a Juan Diego y las apariciones, con el propósito de canonizar a Juan Diego (pues a pesar de que ya habían pasado cientos de años del inicio de esa devoción pero el Vaticano no reconocía como algo verídico el relato de las apariciones del Tepeyac) y como el señor Icazbalceta ya era un historiador de renombre y unos años antes él había sacado una bibliografía del primer obispo y arzobispo de México Zumárraga, el arzobispo consideró que la persona indicada para ese trabajo era Icazbalceta.

 

 El historiador no acepto hacer ese trabajo y como excusa dijo que el no era teólogo no-canonista, insistió el arzobispo diciéndole que no le pedía su opinión como teólogo ni canonista, sino como persona muy documentada en la historia eclesiástica de su país. Y añadió:

“QUE SE LO ROGABA COMO AMIGO Y SE LO ORDENABA COMO PRELADO” 

Cediendo el señor Icazbalceta, le entregaron las Pruebas de la aparición y los testimonios que tenían a su alcance, Icazbalceta los estudio y después de unos meses contesto, en octubre del mismo año con una carta cerrada la cual ruega al señor obispo que no la de a conocer, porque en ella se alcanza a notar que a Icazbalceta lo pusieron entre la espada y la pared pues tenia que escoger entre su credo y su estudio y como dijimos al principio una es la leyenda y otra la historia. Pero el señor Icazbalceta puso como condición que estudiaría la aparición:

 “BAJO EL ASPECTO HISTÓRICO”

La carta Icazbalceta, fue un pequeño fuego que a encendido un gran bosque de preguntas que los maestros apologistas guadalupanos no han podido apagar con todo y su estudio, porque esa carta contiene NO UN ATAQUE pero si trae una verdad que en parte entristeció al mismo escritor, en esa carta da a conocer un silencio historiográfico en personas contemporáneas al hecho o llamémosle seudo-hecho, y las personalidades que el encontró mudas al hecho fueron: frailes, virreyes, historiadores, y un gran numero de personas! Claro todos católicos.

 Veamos un fragmento de la carta del señor Icazbalceta que la entrego al obispo en 1883, pero que se publico después de la muerte de ambos en “1896″.

 

 “L A    C A R T A”

(Octubre, 1883)

 

     ILMO. Señor:

Me manda V.S.I. que le dé mi opinión acerca de un manuscrito que se ha servido enviarme, intitulado: Santa Maria de Guadalupe de México, Patrona de los mexicanos. La verdad sobre la aparición de la virgen del Tepeyac, sobre su pintura en la capa de Juan Diego, para extender, si posible fuera, por el mundo entero el amor y culto de nuestra Señora.

 

Quiere también V.S.I. que juzgue yo esta obra únicamente bajo el aspecto histórico y así tendría que ser de todos modos, pues no estando yo instruido en las ciencias eclesiásticas, seria temeridad que calificara el escrito en lo que tiene de teológico y canónico…

 

El primer testigo de la aparición debería ser el Ilmo. señor Zumárraga a quien se le atribuye papel tan principal en el suceso y en las subsecuentes colocaciones y traslaciones de la imagen. Pero en los muchos escritos suyos que conocemos no hay la más ligera alusión al hecho o a las ermitas; ni siquiera se encuentra una sola vez el nombre de Guadalupe.

 

Tenemos sus libros de doctrina, cartas pareceres, una exhortación pastoral, dos testamentos y una información de sus buenas obras.

 

Ciertamente no conocemos todo cuanto salió de su pluma, ni es racional exigir tanto; pero si absolutamente nada dijo en lo mucho que tenemos, es suposición gratuita afirmar que en otro papel cualquiera de los que aun no se hallan, refirió el suceso.

 

Si el señor Zumárraga hubiera sido testigo favorecido de tan gran prodigio, no se habría contentado con escribirlo en un solo papel sino que le habría proclamado por todas partes, y señaladamente en España, a donde paso el año siguiente; habría promovido el culto con todas sus fuerzas, aplicándole una parte de las rentas que expedía con tanta liberalidad; alguna manda o recuerdo dejaría al santuario en su testamento; algo dirían los testigos de la información que se hizo a cerca de sus buenas obras; En la elocuente exhortación que dirigió a los religiosos para que acudieran a ayudarle en la conversión de los naturales venia muy al caso, para alentarlos, la relación de un prodigio que patentizaba la predilección con que la madre de Dios veía a aquellos neófitos. Pero nada, absolutamente nada en parte alguna.

 

En las varias doctrinas que imprimió, tampoco hay mención del prodigio. Lejos de eso, en la regla cristiana de 1547, se encuentran estas significativas palabras:

 

 

“Ya no quiere el redentor del mundo que se hagan milagros porque no son menester, pues esta nuestra santa fe tan fundada por tantos millares de milagros como tenemos en los testamentos viejo y nuevo”

 

¿Cómo decía eso el que había presenciado tan gran milagro?

FRAY JUAN DE ZUMARRAGA, SEUDO TESTIGO

 

Parece que el autor de la nueva apología no conoce los escritos del señor Zumárraga, pues nunca los cita y solamente asegura que si nada dijo en ello, dijo bastante con sus hechos levantando la ermita, trasladando la imagen. Es necesario decir, para de una vez, que todas estas construcciones de ermitas y traslaciones de la imagen no tiene fundamento alguno histórico. Todavía el autor discute la posibilidad de que el señor Zumárraga hiciera una de esas procesiones a fines de l533, siendo ya cosa probada con documentos fehacientes que estaba entonces en España y que volvió a México por octubre de 1534.

 

 

 

 

 

 

 

 

 Si del señor Zumárraga pasamos a su inmediato sucesor, el señor Montüfar, a quien se atribuye parte principal en las erecciones de ermitas y traslaciones de la imagen, hallaremos que en 1569 y 70 remitió por orden del visitador del consejo de Indias, don Juan de Ovando, una copiosa descripción de su Arzobispado (que tengo original), en la cual se da cuenta de las iglesias de la ciudad sujetas a la mitra, y para nada se menciona la ermita de Guadalupe, por pequeña que fuese, lo ilustre de su origen y la imagen celestial que encerraba, merecía muy bien una mención especial con la correspondiente noticia del milagro.

 

Interrogando a los primeros religiosos, los hallaremos igualmente mudos.

 

Fray Toribio de Motolinia escribió en 1541 su “Historia De los Indios de la Nueva España” donde refiere varios favores celestiales otorgados a los indios; mas no aparece nunca en ella el nombre de Guadalupe. Lo mismo sucede en otro manuscrito de la obra que poseo, muy diferente del impreso.

 

Tampoco se halla cosa alguna en la carta del V. Gante, del señor Fuenleal, de D. Antonio de Mendoza, y de otros muchos obispos, virreyes, oidores y personajes, que últimamente se han publicado en las “Cartas de Indias” y en la voluminosa “Colección de Documentos inéditos del Archivo de Indias”.

 

Fray. Bartolomé de las Casas estuvo aquí en los años de 1538 y 1546 indudablemente conoció y trato al señor Zumárraga, pues ambos asistieron a la junta de 1546; De su boca pudo oír la relación del milagro. Con todo, en ninguno de sus muchos escritos habla del, y eso que le habría sido tan útil para esforzar su enérgica defensa de los indios.  

 

¡Que efecto no habría producido en los católicos monarcas españoles la prueba de que la virgen santísima tomaba bajo su especial protección la raza conquistada! ¡Que argumento contra los que llegaron a dudar de la racionalidad de los indios y los pintan llenos de vicios e incapaces de sacramentos!

 

Fray. Jerónimo de Mendieta vino en 1552: compuso su “Historia Eclesiástica Indiana” a fines del siglo, valiéndose de los papeles de sus predecesores; era ardiente defensor de los indios; Cuenta lo mismo que Motolinía, los favores que recibían del cielo; Y particularmente en el capitulo 24 del libro IV trae la aparición de la virgen el año 1576 al indio Xochimilco Miguel de san Jerónimo, quien la refirió al mismo p. Mendieta; Pero nada dice de nuestra Señora de Guadalupe ni tampoco en sus cartas que tengo algunas inéditas. Aun hay más, porque escribió de propósito la vida del señor Zumárraga, y calla todo el suceso.

 

En las demás crónicas de aquel tiempo, escritas por españoles indios, buscaremos también en vano la historia. Muñoz Camargo 1576, el p. Valdés 1579,etc.

 

El p. Sahagún vino en 1529 y debía estar bien enterado de la historia de la aparición, si esta hubiera acontecido dos años después Nadie como el trato con los indios: pudo conocer perfectamente a Juan diego y demás personas que figuraron en el negocio. A pesar de todo, dice terminantemente que “no se sabia de cierto el origen de aquella fundación”; Y por los dos pasajes citados se advierte con toda claridad que le desagradaba la devoción de los indios teniéndola por idolátrica y deseaba verla prohibida. Uno de sus fundamentos es que allí acudían en tropel los indios como de antes, mientras que no iban a otras iglesias de Nuestra Señora. Supuesta la realidad de la aparición, ninguna extrañeza podía causar al p. Sahagún que los indios prefiriesen el lugar en el que uno de los suyos había sido tan singularmente favorecido por la santísima virgen. Bien mirando, el testimonio del p. Sahagún es ya algo mas que negativo.

 

FRAY BERNARDINO DE SAHAGUN, ESA TONANZIN.

FRAY BERNARDINO DE SAHAGUN, ESA TONANZIN.

Por aquellos mismos tiempos preguntaba el Rey a don Martín Enríquez cual era el origen de aquel santuario; y el virrey contestaba con fecha 25 de septiembre de 1575, que por los años de 1555 o 56 existía una ermita con una imagen de Nuestra Señora, a la que llamaron de Guadalupe “por decir que se parecía a la del mismo nombre en España”, y que la devoción comenzó a crecer, porque un ganadero publico que había cobrado la salud yendo a aquella ermita. Vemos, pues, que el virrey mismo, con tener tantos medios de informarse y haber de dar cuenta al Rey, no alcanzo a saber el origen de la ermita: explica de donde vino a la imagen el nombre de Guadalupe y nos informa que la devoción había crecido por que se contó un milagro obrado allí.

 

          (Veamos el final de la carta de Icazbalceta)

 

Católico soy, aunque no bueno, Ilustrísimo Señor, y devoto, en cuanto puedo, de la santísima Virgen: a nadie quería quitar esta devoción: la imagen de la Guadalupe será siempre la más antigua, devota y respetable de México. Si contra mi intención, por pura ignorancia, se me hubiese escapado alguna palabra o frase mal sonante, desde ahora la doy por no-escrita. Por supuesto que no niego la realidad y posibilidad de los milagros: el que estableció las leyes bien puede suspenderlas o derogarlas; pero la Omnipotencia divina no es una cantidad matemática susceptible de aumento y disminución, y nada le añade ni le quita un milagro más o menos. De todo corazón quisiera yo que uno tan honorífico para nuestra patria fuera cierto, pero no lo encuentro así; y si estamos obligados a creer y pregonar los milagros verdaderos, también nos esta prohibido divulgar y sostener los falsos. Cuando no se admita que el de la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe es de estos últimos, a lo menos no podrá negarse que esta sujeto a gravísimas objeciones. Si estas no se destruyen las apologías producirían efecto contrario. En mi juventud creí, como todos los mexicanos, en la verdad del milagro: no recuerdo de donde me vinieron las dudas, y para quitármelas acudí a las apologías: estas convirtieron mis dudad en certeza de la falsedad del hecho. Y no he sido el único. Por eso juzgo que es cosa muy delicada seguir defendiendo la historia. Si he escrito aquí acerca de ella, ha sido por obedecer el precepto repetido de V.S.I. Le ruego por lo mismo, con todo el encarecimiento que puedo, que este escrito, hijo de la obediencia, no se presente a otros ojos ni pase a otras manos: así me lo ha prometido V.S.I.

 

Me repito de V.S.I. afectísimo amigo y obediente servidor, que su pastoral anillo besa.

 Joaquin GARCIA ICAZBALCETA

Al cual le presentaron supuestamente; LAS PRUEBAS DEL MILAGRO

 

 

EL MITO DEL TEPEYAC

Posted in APOLOGIAS, INFORMACION with tags on 2008/10/01 by manuel cortes
GUADALUPE LA ESPAÑOLA:Para poder hablar del origen de la virgen del Tepeyac conocida como Guadalupe, no es hablar del libro del P. Miguel Sánchez escrito en el año de 1648, tampoco es el hablar del año 1531, año en que se dice fue la aparición. Si queremos hablar de El Verdadero Origen de la imagen necesitamos retroceder en el tiempo y trasladarnos a España; especificamente a la sierra de las Villuercas en el año de 1322, encontramos en una leyenda que nos da a conocer una aparición y un milagro, veamos:

 

“Es el tiempo en que aquí este rey Don Alfonso, reinaba en España, apareció nuestra señora la virgen santa Maria a un pastor en las montañas de Guadalupe esta manera… Dijo a este pastor: No haya miedo ca yo soy la madre de Dios, por lo cual alcanzara la humanal generación su redención.” (Fragmento)

 

Según cuenta una tradición católica; en el año de 1322. Se le apareció una virgen a un pastor de nombre llamado Gil Cordero; y dicha virgen ordenó que se le erigiera un templo en el lugar de la aparición, Gil Cordero encontró en una cueva de lobos, la imagen de la aparecida se presentó como “Santa Maria” inclusive cuentan que esa imagen fue hecha por Lucas el evangelista el cual se inspiró en la misma Maria la madre del señor Jesús. Por haberla encontrado en una cueva de lobos que estaba cerca de un río la llamaron “Guadalupe”. De la lengua árabe que quiere decir:

  

GUADA= río   LUPUM = de lobos. Que traducido es:

 

“RÍO DE LOBOS”

 

GUADALUPE DE ESPAÑA

    GUADALUPE DE ESPAÑA   Y ASÍ NACIO LA PIRATERIA EN MEXICO

 La imagen que se le apareció a Gil Cordero cargaba un niño y era de figura tosca y mal hecha, por lo que varios pintores se encargaron de perfeccionarla a tal grado que le borraron el niño; (por aquello de la virginidad perpetua) en base de tantas correcciones no quedó nada de la antigua imagen que presumían era hecha por san Lucas. Su fiesta principal es el 8 de noviembre.

 

A dicha virgen le empezaron a atribuir milagros de protección sobrenatural como cuando se le apareció a Gil Cordero; una prueba de su poder fue la resurrección de su hijo.

 

Tan grande fue la fama que el mismo rey Felipe XI en acción de gracias al tener la victoria del salado sobre los moros, le fundo un monasterio en el año de 1340. Pues le atribuyó a ella la victoria.

 

Por ser “morena” los reyes católicos la intitularon “protectora de los indios del nuevo continente” como prueba de eso tomemos en cuenta que los primeros indios que llevó Cristóbal Colón al viejo continente fueron bautizados en ese santuario en 1496.

 

COMO LLEGO A MÉXICO

Hernán Cortés, procedente de Medellín de Extremadura España, como conquistador y católico, no es raro que  en su llegada a México cargara un estandarte el cual trae grabada la imagen de Guadalupe de la vieja España. Más que católico Hernán Cortes era fanático, y lo comprobamos con el nombre de Veracruz, pues cuenta la historia, que antes se llamaba chalchicuecan, pero viendo Cortes que era viernes santo, día de la verdadera cruz pensó en fundar una villa que se llamara “LA VILLA RICA DE LA VERDADERA CRUZ”.

 

De allí salió el nombre de Veracruz. (4)

 

Si en las guerras se acordó de un día tan especial en su credo cuanto más se acordaría de la virgen que prometió cuidarlo en las  guerras.

LAS DEMOLICIONES

Sigue leyendo